viernes, 21 de julio de 2017

¿Glifosato o miseria?






Cada cierto tiempo aparece en determinados periódico algún artículo relacionando directamente al herbicida Glifosato con un aumento de los casos de cáncer en zonas rurales de Argentina donde se cultiva soja de forma intensiva. Es algo recurrente que se repite cada poco, el mensaje se repite una y otra vez por los mismos medios y periodistas sin añadir ningún nuevo dato que lo avale y parece que está calando como algo cierto, pero si uno indaga un poco no parece serlo tanto.



A lo largo de los últimos años he leído algo sobre el Glifosato, en su mayoría los datos que aportan los grupos pro científicos y escépticos que ponen en duda esta relación Cáncer/Glifosato, ya que según los estudios que aportan, esta afirmación no tiene fundamento científico que lo respalde.
Con ello no quiero poner en duda las cifras que dan los médicos locales sobre el aumento en la tasa de incidencia del cáncer en estas zonas, lo que pongo en duda es si se está poniendo el foco donde se debe para que buscar el origen de esta tendencia.
Si hacemos caso a lo que narra este artículo publicado en Diario.es, las zonas rurales donde se está cultivando el maíz transgénico de forma intensiva, son zonas desfavorecidas con niveles de renta muy bajos. Hablan de viviendas junto a los campos de cultivos y fumigaciones sobre las propias viviendas.




 Del uso, no solo de glifosato sino de otros muchos productos, sin unas mínimas medidas de seguridad. Por lo que cuentan en el propio artículo, en las zonas de las que habla, no se usan las EPIS personales de los trabajadores y no hay control alguno sobre las cantidades de producto que se están utilizando. 


Leyendo todo esto a uno le llama poderosamente la atención que se esté hablando de glifosato. Antiguamente se estaría poniendo el foco en la explotación laboral y en las prácticas abusivas de los empresarios que no proveen de los medios necesarios para que los trabajos se realicen con las garantías mínimas de seguridad para los trabajadores. Se estaría pidiendo la prohibición de las fumigaciones, ya que como cuentan en el propio artículo, en otros lugares como Europa están prohibidas por su peligrosidad, se estaría pidiendo inspecciones laborales que garantizaran que se estuvieran cumpliendo las normativas de seguridad laboral, también que los responsables de la gestión urbanística prohibiera la ubicación de viviendas en las zonas de cultivo y que el ministerio de agricultura o medio ambiente controlara la cantidad de productos que se utiliza. En estas condiciones, lo extraño es que la tasa de incidencia de cáncer no sea mucho más elevada. 


Siendo Diario.es un medio de izquierdas, la ausencia de estas reivindicaciones me resultan sorprendentes. La izquierda tradicional hacia de de la lucha de clases su bandera y de la defensa de los trabajadores su prioridad, pereciera que ahora son otras sus prioridades.
Cuando se sabe que en los campos europeos y norte americanos también se utiliza masivamente el glifosato, y no solo en los campos de cultivos intensivos. Desde que expiró la patente, dada su eficacia y que el precio ha caído, se utiliza en parques y jardines de todo el mundo sin que se hayan registrado tendencias similares a las que se dan en las mencionadas zonas rurales argentinas.
Desde mi punto de vista que se esté tratando de hacer responsable al glifosato refleja la victoria dentro de la izquierda de la tendencia posmodernista, la de las luchas quijotescas que busca gigantes imaginarios contra los que luchar y a los que les parece la defensa de las condiciones laborales algo obsoleto y del pasado.
Si estas tendencias ganaran la batalla al glifosato, tendríamos unos campos argentinos donde se seguiría fumigando sobre las viviendas, no glifosato pero si otros productos, seguiría sin haber el mínimo control tanto de las condiciones laborales como medioambientales y estoy seguro de que la enfermedad seguiría aumentando en estas zonas.

4 comentarios:

  1. Independientemente de que el glifosato produzca o no cáncer, lo que es innegable es que mata la hierba y a todos los animales que comen de esa hierba. Y también es innegable que cuando dicho producto, que se está utilizando masivamente en todo el mundo es absorbido por el suelo de los campos donde se derrama penetra en Los acuíferos subterráneos envenenandolos. Si este no es suficiente motivo para prohibir su uso. Que más motivo se puede aducir. Que la población de aves y animales salvajes de muchas zonas de Europa esté desapareciendo???. Seguimos justificando lo injustificable. ¿Qué queremos para nuestros campos y el futuro de la tierra?. Vamos a seguir utilizando venenos para ahorrarnos tiempo y dinero? PAN PARA HOY. HAMBRE PARA MAÑANA. Qué queremos???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas Angelín, en primer lugar gracias por comentar.
      Evidentemente un herbicida lo que hace es matar a las hierbas que compiten con los cultivos, si no se hiciera el cultivo sería menos productivo y al final necesitaríamos más recursos, abonos, agua y terreno para conseguir la misma producción.
      Lo mismo pasa con los animales, no es deseable que se coman los cultivos, donde deben estar es en su medio y que este sea el mayor posible. Para ello debemos de intentar producir la mayor cantidad posible en el menor terreno posible y dejar más campo para la vida salvaje.
      En cuanto a que se estén envenenando los acuíferos, no sé de dónde sacas el dato.
      En principio volvemos un poco al espíritu del post, si se cumplen las normas de uso de los herbicidas y no se abusa de ellos, en principio no deberían de pasar al medio natural o hacerlo mínimamente y que no tenga efectos. Por tanto lo que se debería exigir es mayor control de las cantidades que se usan y que se sancione a quien incumpla. Al final un herbicida u otro va a haber que usar y el glifosato a demostrado ser inocuo en sus cantidades recomendadas.
      En cuanto a lo que dices de que la población de aves y animales salvajes está desapareciendo volvemos a lo mismo ¿Es por efecto directo del glifosato o es por la deforestación, la construcción de carreteras e infraestructuras y que estemos acabado con los hábitats? Es que si nos equivocamos de enemigo y peleamos para que se prohíba el glifosato pero permitimos que se construyan carreteras y complejos hoteleros en reservas naturales tengo la impresión de que no vamos a conseguir nada y que perdemos el tiempo.
      Puedo estar contigo en que hay que hacer cosas y llevar acabo acciones para proteger nuestros campos y la vida salvaje, pero no puedo compartir contigo el que el glifosato sea el responsable del problema ya que no hay ninguna prueba que lo sustente.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Es un gran negocio que nos está matando...
    1) se puede producir en cuantía sin agrotoxicos https://youtu.be/NUysB9BpXVo
    2)Se tiran 1,5 millones de toneladas de alimentos por año

    Negocio, falta de voluntad política e irresponsabilidad en el cosumo 😡

    ResponderEliminar
  3. Lo de Argentina es básicamente propaganda y muy poca ciencia. No hay estudios serios de epidemiología.
    Y leyendo estudios científicos, llegamos a la conclusión de que serían peligrosas prácticas tales como inyectar glifosato en el líquido amniótico de una embarazada. Eso no nos dice nada sobre el potencial de daño al vecino común.
    Los casos que se muestran como más comprobados, son de cultivadores manuales de tabaco, que no usan glifosato pero usan productos mucho más peligrosos, aplicados manualmente y que conviven con envases de esos productos.
    Todos esos casos fueron mostrados a la opinión pública como efectos del glifosato

    ResponderEliminar