jueves, 24 de diciembre de 2015

MARAVILLAS DEL UNIVERSO



Algunas noches en las que me cuesta dormir y miro por la ventana, desde mi cama puedo ver una estrella. Muchas veces me he preguntado cómo se llamaría, pero hasta ayer mismo no me decidí a averiguarlo. Capella, ese es el nombre de la estrella, nunca la había escuchado antes y fue curioso descubrir que lo que yo creía una simple estrella luminosa y brillante, se trataba en realidad de un sistema estelar formado por cuatro estrellas. Y es que el cielo esconde mucha más misterios y belleza de la que a simple vista, uno pueda llegar a imaginar.

Sistema estelar Capella en relación al tamaño del Sol.

El universo es un lugar asombroso, donde cada uno de los cuerpos que lo forman, sin importar su tamaño o situación, desde el más sencillo de los átomo a los grandes agujeros negro del centro de las galaxias, son como bailarines de una compañía de danza que ejecutan obedientes su papel en la función. Realizando una gigantesca e intrincada coreografía, donde las leyes de la física son los escritores, dictando cada uno de los movimientos del baile infinito que es el espacio tiempo.

Recreación del movimiento de una galaxia espiral.
  
Donde estrellas, planetas y satélites son hermosos lienzos, que cada vez que podemos observar con la suficiente cercanía, nos descubren maravillosos cuadros de infinitos colores e increíbles esculturas de inimaginables formas, que son siempre obras inacabadas en constante evolución. En ocasiones siempre cambiantes, en ocasiones inmutables durante siglos, pero siempre únicos e irrepetibles.



Superficie del satelite joviano Europa

El universo que es tan grande, que la luz,  que viaja miles de veces más rápido que cualquier cosa que el ser humano pueda llegar a crear, tarda miles de millones de años en recorrerlo. Aun así, en ocasiones, nos permite descubrir parte de sus secretos, tan increíbles como que existen estrellas, de tan solo unos kilómetros de diámetro, pero cuya densidades son tan alta y su materia está tan concentrada, que una pequeña parte, de apenas el tamaño de un terrón de azúcar, contiene una masa similar a la de toda la raza humana junta.


Recreación del tamaño de una estrella de neutrones en relación a Vancouver.

Pensar que cada átomo de carbono que hay en un diamante, en la mina de un lápiz o en nuestro cuerpo y en el de toda la vida que conocemos, se formó algún día en el corazón de una gran estrella, me hace estremecer. Estrella que una vez acabada su vida, explotó violentamente en uno de los eventos más destructivos y energéticos del universo, liberando en unas horas más energía que la del Sol en toda su existencia y esparciendo a su muerte, los elementos que hacen posible la belleza del diamante que un enamorado entrega a su pareja, la punta del lápiz con la que un niño escribe por primera vez su nombre y la de otra de las grandes maravillas, la vida.

Estrella masiva                                            Super nova                                             Nebulosa estelar

Estos solo son unos pequeños ejemplos de lo que el universo, del que apenas contemplamos y conocemos una ínfima parte, esconde. La Tierra no es más que un grano de arena en una inmensa playa, y nosotros habitantes de ese minúsculo trozo de tierra, con todos nuestros avances, tratamos de averiguar qué está ocurriendo en otro grano del otro lado de la playa. A pesar de todos nuestros esfuerzos, que nos descubren nueva maravillas a cada paso que nunca antes hubiéramos llegado a imaginar, seguramente nunca lleguemos a sondear más que una pequeña parte de él.
 
Recreación del universo.

A mi me gusta mirar una parte vacía del cielo, donde parece que no hay nada, pero en el que gracias al famoso telescopio espacial Hubble, hoy sabemos que existen cientos de galaxias y millones de estrellas miremos hacia donde miremos. Y mientras contemplo esa negrura, pensar que ahí, exactamente en ese punto, existe una estrella tan lejana, que no podemos percibir su luz. Y en esa estrella que pertenece a una galaxia hoy desconocida y que se encuentra a miles de millones de años luz, gira un planeta donde al igual que en el nuestro se ha desarrollado la vida, dándose las condiciones para que perdure lo suficiente en el tiempo, para que alguna de ellas, haya podido tomar conciencia de sí misma. Y en ese preciso instante, en el mismo momento que yo contemplo esa porción negra y aparentemente vacía del cielo, en ese otro invisible planeta, uno de sus habitantes está mirando hacia aquí, cruzándose nuestras miradas y pensamientos en el insondable y casi infinito espacio tiempo.

Imagen tomada por telescopio espacial Hubble de una parte del cielo aparentemente vacia.



Si os gusta la astronomía, queréis estar informados sobre el tema, leer y aprender cosas fascinantes os recomiendo estos tres blog, que son mis blog de referencia en astrofísica.

http://milesdemillones.com/
http://danielmarin.naukas.com/
http://oceanoestelar.blogspot.com.es/

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Platanos




Estaba tremendamente cansado, agotado por el largo y duro viaje que se habían visto obligados a realizar sin apenas paradas. Se habían turnado al volante del viejo camión, durante cientos de kilómetros por las destartaladas carreteras. Esas pistas eran un fiel reflejo de la pésimas condiciones del país, rotas y abandonadas. Debían aprovechar que los grupos rebeldes mantenían un enfrentamiento más al sur con las tropas leales al gobierno, para así realizar el trayecto de forma segura, poder recoger las provisiones y regresar sin sobresaltos. Dormiría un rato en el camión hasta el amanecer. El mero hecho de descansar unas horas sin el bamboleo del camión, aunque fuera en la estrecha cabina, sería todo un lujo para ellos en aquel momento. No se podrían permitir dormir mas que cuatro o cinco horas, era ya noche profunda y debían estar listos antes de la salida del sol. No había mucho margen, en cuanto cargaran, deberían partir a toda prisa antes de que los rebeldes volvieran a tomar el control de la carretera, cada minuto contaba. Cerró los ojos y enseguida se quedó profundamente dormido.

Justo con el amanecer, mientras trataba de no volver a quedarse dormido, a lo lejos se vio llegar el avión que con tanto ansia esperaban. No se podía decir que hubiera sido un sueño reparador, pero ver cómo el avión aterrizaba le levantó el ánimo. Pensar en las cientos de familias que podrían comer los próximos meses, era lo que le mantenía el ánimo alto, en aquella situación desesperanteque que ya duraba demasiado. Las sequías, la pérdida de cosechas por culpa de las plagas y los conflictos entre rebeldes y tropas gubernamentales, habían sumido la zona en la mayor de las miserias.

Después de rodar dando pequeños saltos por la pista de arena, el avión se detuvo ruidosamente cerca de él levantando una gran polvareda. La puerta se abrió y por ella apareció un voluminoso hombre que cubría su cara con un pañuelo. No lo reconoció al principio hasta que estuvo más cerca y se descubrió el rostro. Era W, uno de los responsables de la organización que les suministraba las provisiones y medicinas. Su función era la de conseguir donaciones, así como mediar con la FAO y otras instituciones. No le caía muy bien, pero tenía que reconocer que se le daba muy bien eso de moverse por el mundo del politiqueo y conseguir que los fondos se mantuvieran estables. Era muy consciente de la importancia de ese extremo para poder continuar con la labor.
  • ¿Qué tal J? No tienes buen aspecto - le dijo gritando para que se le escuchara por encima del ensordecedor ruido de los motores, mientras le estrechaba la mano. Estuvo tentado de responderle con algún comentario mordaz, a él sí que parecía irle bien, por lo menos tenía 20 kilos más que la ultima vez que se habían visto.
  • Ha sido un año duro - dijo mordiéndose la lengua. En el fondo tenía que agradecerle su esfuerzo.
  • Bueno estamos aquí y os traemos una sorpresa que seguro que os ayuda a aliviar algo la situación. - le dijo con una amplia sonrisa.
J se alegró al oír esas palabras, quizás les traían el famoso arroz dorado del que tanto había oído hablar. Los problemas con las deficiencias en vitamina A se habían disparado entre los niños y ese arroz podía ser una auténtica bendición.
  • Vamos a descargar rápido - Agarrándole el brazo le llevó a la parte trasera del avión - los pilotos han recibido un mensaje poco antes de aterrizar. Hay movimiento de rebeldes a pocos kilómetros. Se ve que las escaramuzas están cesando. Tenemos que descargar rápido y salir zumbando de aquí antes de que lleguen. Casi ni consigo convencer a los pilotos para que aterrizaran y esta carga no se puede dejar caer en paracaídas.

Abrieron la puerta de carga del avión. De golpe, una invisible nube de intenso olor dulzón le golpeó la cara llenándole los pulmones y revolviéndole el estómago, hubo de hacer un gran esfuerzo para no vomitar. Cuando habia visto a W con el pañuelo tapando su cara al salir del avión, había pensado que se debía al polvo levantado por las hélices en el seco suelo de tierra. Ahora comprendía que era debido al fuerte olor que salía de allí dentro.
  • ¿Huele fuerte verdad? Yo no me he acostumbrado y eso que llevo día y medio sufriéndolo. Tuvimos que esperar 24 horas al sol en el aeropuerto de Ankara, hasta que se coordinó la operación.
J se asomó al interior para descubrir de donde provenía ese intenso olor como a fermentación. Cuando sus ojos se acostumbraron a la oscuridad del interior, lo que vio le dejó perplejo. La bodega de carga estaba repleta de plátanos. No entendía nada.
  • ¿Plátanos? - dijo en voz alta totalmente confundido.
  • Sí, plátanos - le respondió lleno de orgullo W - Plátanos de Canarias - añadió con el dedo índice apuntando al cielo - ¿esto no te lo esperabas eh? - Y golpeó complacido el hombro de J con su rechoncha mano.
Durante unos segundos J no supo qué decir, tenía delante la regordeta cara de W que sonreía satisfecho como esperando el reconocimiento de una gloriosa hazaña.
  • ¿Esto es una broma? - Consiguió articular pasado el shock inicial. La sonrisa de W se borró de un plumazo.
  • ¿Una broma? ¿Cómo que una broma? Pues claro que no - espetó airado - son plátanos de Canarias con muchas vitaminas, potasio y muy nutritivos, pura medicina natural.

J no salía de su asombro, miró a sus alrededor como queriendo encontrar algo que le hiciera ver que aquello no era real, que no estaba ocurriendo realmente y que aún dormía dentro del camión.
  • ¿Pero qué locura es esta? ¿A que clase de tarado se le ha ocurrido mandar plátanos? - Dijo enfadado.
  • Oye, oye, oye. - W hizo un gesto con las manos pidiendo calma. - Sabes perfectamente lo difícil que es conseguir fondos, os habíamos avisado que las cosas iban a cambiar. La crisis de refugiados en Europa ha consumido muchas reservas de la FAO, además, ya te había dicho que traía una sorpresa. ¿No entiendo que tienen de malo los plátanos? - Preguntó mientras se encogía de hombros.
J trató de serenarse.
  • Cuando dijiste que traías una sorpresa pensé en arroz dorado. - le explicó - Los plátanos no podemos llevárnoslos, será mejor que se queden aquí u os los llevéis de vuelta. Dadnos lo demás y por favor no mandéis este tipo de cosas que no podremos aprovechar.
  • Quita, quita, déjate de arroz dorado - W hizo un movimiento con la mano como si se apartara de algo sucio - Eso son transgénicos y no gustan a la opinión pública. Ya sabes que los ecologistas presionan para que no se planten y no nos vamos a poner a malas con ellos, tienen demasiado poder, podríamos tener problemas con los donantes. Eso si, como son muy voluminosos y no podíamos desaprovecharlos,  no hemos podido cargar nada más. Pero te he traído plátanos que tienen muchas vitaminas. - concluyó moviendo la mano como un mercader que ofrece su mercancia.

     Finalmente J explotó
  • ¿Qué no habéis traído nada más que plátanos? - Se llevó las manos a la cabeza - ¿Pero no te das cuenta de la estupidez? - gritó fuera de sí - Me traes una fruta que dura unos días y yo necesito algo con que pueda almacenar durante mucho tiempo, para alimentar cientos de personas durante semanas o meses – su indignación crecía por momentos - Esa gente depende de lo que nosotros les llevemos. Joder, estamos hablando de que es el 70 o el 80% de lo que podrán comer en semanas – Señaló el interior de la bodega - Los plátanos ya llegan la mitad podridos y seguramente cuando yo llegue al campamento lo estarán todos. ¿Qué mierda de nutrientes voy a sacar de una fruta podrida eh? Dímelo, joder dímelo.
Tenía el pulso acelerado y le temblaban las piernas de la indignación.
W se quedó allí parado como a punto de decir algo, pero sin llegar a emitir ningún sonido.
  • ¿De dónde mierdas habéis sacado semejante idea? Es que no lo logro entender. - Gritó desesperado mientras se frotaba la cara con las manos.
  • En menéame lo propusieron y a mí... yo creí... - Balbuceaba W
  • ¿El qué? - J no sabía de qué demonios le estaba hablando.
  • El otro día estaba leyendo un debate en menéame, precisamente sobre el arroz dorado – Se arrancó a explicarle - La mayoría de la gente, y no cualquiera, los que más Karma tienen, estaban diciendo que el problema es político, que con voluntad esto se arreglaba. Pusieron el ejemplo de la cantidad de comida que se tira en Occidente. Alguien puso un enlace sobre los excedentes de los productores de plátanos Canarias, que no pueden aprovechar y se estropean. Entonces se me ocurrió hablar con los productores y conseguí que nos dieran esos excedentes - Terminó con una sonrisa complacida como si aquella explicación arreglara el problema.
J miraba incrédulo a aquel hombre que parecía estar hablándole en un extraño idioma desconocido para él.
  • ¿Qué me estás diciendo? ¿No entiendo nada? ¿Qué narices es menéame y que coño sabe esa gente de las necesidades que tenemos aquí? - Se estaba viniendo abajo por momentos.
  • Una página de noticias, donde la gente vota cuál es la más interesante, se comentan las noticias y se debate.
Trataba de explicarle W, pero J ya no le estaba escuchando. Ya no estaba allí con el, su cerebro estaba tratando de asimilar la situación. Entonces fue consciente del desastre y de lo que aquello implicaba en vidas. Notó como le abandonaban las fuerzas, se sentía mareado, las piernas le fallaban y no encontraba el aire con el que llenar sus pulmones. Se apoyó en el avión y cuando estaba apunto de caer redondo al suelo, apareció H que había acercado el camión para cargar, justo a tiempo para evitar que cayera al suelo.
  • ¿Qué te pasa J? - Le pregunto preocupado.
  • Llévame al camión. - Consiguió decir con un hilo de voz.
H le acercó hasta la cabina del camión casi arrastrándole y le ayudó a sentarse.
  • Debe ser el cansancio acumulado J. - le animó dándole unos golpecitos en el hombro - Tu no te preocupes, bebe agua y descansada, cargamos nosotros el camión.
Se dio la vuelta para marcharse, pero J le retuvo cogiéndole del brazo antes de que se alejara.
  • Solo han traído plátanos - dijo en un susurro.
H miró sorprendido a J parpadeando como un pez en una pecera que mira el mundo exterior sin llegar a comprenderlo.
  • ¿Qué quieres decir con solo plátanos? - preguntó remarcando las dos últimas palabras.
  • Que no han traído nada mas, ni arroz, ni medicinas, ni nada, solamente plátanos - La voz de J sonaba quebrada y abatida.
  • ¿Solamente plátanos? - Repitió mientras se le hinchaban las venas de la frente. - ¿Solo plátanos? Pero... - La indignación hacía que las palabras se le agolparan en la boca - ¡Pero que mierda! ¡Me cago en mi vida!
Gritó golpeado el camión. Se soltó del brazo de J y se dirigió como un toro enfurecido hacia W que se encontraba junto el avión.
J se quedó solo, sumido en una tremenda angustia que le había bloqueado mente y cuerpo. Aquello no podía ser real. Estaban muriendo niños, enfermando y debilitándose día a día ¿Y W le hablaba de una página donde la gente votaba y opinaba? ¿Acaso votar si un niño moriría hoy o no? ¿Se podía vota eso? No, moriría por falta de comida lo votaran los del karma ese o no. Que todo era cuestión de voluntad política y de dinero le había dicho. ¡Pues claro que sí coño, claro que sí, no iban a descubrir la pólvora ahora! Pero cada día que esas voluntades políticas no se ponían de acuerdo, cada día que no llegaba el dinero, cada día que no había un alto el fuego, cada día que no llovía, cada día, la gente sufría, enfermaba y moría. No necesitaban explicaciones , ni que les dijeran cuales eran los problemas, necesitaban soluciones, inmediatas, de urgencia, ahora, realistas y que evitaran las muertes de hoy y cada día hasta que la cosa cambiara.
Por la ventanilla le llegaba la fuerte voz de H que gritaba a un W que respondía ofendido, enzarzados en una fuerte discusión. A pesar del sofocante calor que ya apretaba tan temprano, comenzó a subir la ventanilla para aislarse durante un momento del exterior, necesitaba estar solo. Lo último que pudo oír antes de que la ventanilla subiera completamente y quedara aislado del exterior fue la voz de W.
  • Los transgénicos no son naturales y mira los plátanos, son de Canarias, con sus manchitas negras y todo.
No entendían nada, en su mundo estable y sin la muerte acechando cada día, no entendían nada. En ese momento solo podía pensar en las consecuencias de aquella estupidez. Cerró los ojos y comenzó a llorar desconsoladamente.


Dedicado a los sabios cuñados que pululan por la red, arreglando el mundo comodamente desde sus sillones.